Trina e hija

"En un principio suena extraño, sobre todo a aquellos ajenos a la experiencia mía y de mi madre: ¿cómo es posible que en un mismo espacio habiten la angustiante y difícil enfermedad y el sentimiento de calidez y complacencia? Gracias, de verdad gracias por toda la atención y el afecto recibidos..."